Los perros, mediadores sociales y familiares

Zooterapia.jpg2_

Las terapias asistidas con animales son un recurso con el que tratar a pacientes con discapacidad, alzheimer o autismo, así como para rehabilitar a personas con diferentes adicciones. Su utilización se remonta a principios del siglo pasado debido a los beneficios físicos, psicológicos y sociales que proporciona la relación de los animales con los seres humanos.

En estas primeras experiencias se utilizaban principalmente caballos entrenados para esta función, pero ahora los perros son los que tienen cada vez más protagonismo en estas terapias alternativas. Un papel que, como recoge el investigador Francesco Bruni en su último ensayo El psicoterapeuta y el perro
“es fundamental para favorecer los cambios terapéuticos y proporcionar una importante información sobre su dueño”.

La novedad en el enfoque de Bruni es que el animal no sirve exclusivamente como ayuda emocional o físico, es decir, como apoyo de personas con problemas de movilidad, sino también para proporcionar información.

“Los perros pueden tener una función de mediadores entre el psicólogo y el paciente porque proporcionan una información sobre este último muy significativa sobre la forma de ser de sus dueños, su estado de ánimo y la atmósfera familiar a la que pertenecen”

Además, añade que son especialmente útiles para las terapias familiares o de pareja, ya que acentúan los vínculos emocionales e instintivos entre los diferentes miembros. “Simplemente con su presencia, se descubren rápidamente los puntos de encuentro y desencuentro entre los familiares. Por ejemplo, en las familias cuyas relaciones constituyen una fuente de inseguridad, la mascota manifestará este mismo sentimiento mostrando conductas agresivas.

Los perros se presentan así como una parte imprescindible para identificar y atenuar los problemas en el seno de una pareja o familia. La información que proporcionan es “un preciso indicador sobre las relaciones de dominación y sumisión, y permiten mejorar las conductas para adaptarlas al contexto de la vida familiar”.

Desde el punto de vista psicológico, los perros adoptan una actitud afectiva de gran apego hacia los humanos en general. Simplemente con acariciar a un perro, se regulan los valores de la tensión arterial, la frecuencia respiratoria y cardíaca. Por otra parte, “fomentan la amistad entre los dueños y la responsabilidad de su cuidado en los niños”.

En el plano social facilitan la interacción con otras personas y estimulan el diálogo. Finalmente, desde el punto de vista anímico ayudan a disminuir la ansiedad y el estrés y a superar cuadros depresivos.

Anuncios

4 Respuestas a “Los perros, mediadores sociales y familiares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s