Cuidar de un caballo, beneficios en niños

2011_07_22_IMG_2011_07_22_085909_caballo2Un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Washington concluyó que los niños que trabajan con caballos tienen una reducción significativa de estrés, según lo medido por marcadores en su saliva. El estudio fu publicado en abril en el Boletín de Interacción Humana-Animal de la Asociación Estadounidense de Psicología.

De acuerdo con Patricia Pendry, co-autora del estudio y psicóloga del desarrollo en la WSU:

“Llegamos a esto desde una perspectiva de prevención. Estamos especialmente interesados en la optimización de la producción de la hormona del estrés en jóvenes adolescentes, porque sabemos por otras investigaciones que los patrones saludables de la hormona del estrés podrían protegerlos contra del desarrollo de problemas de salud, tanto físicos como mentales.”

Pendry estudia los efectos fisiológicos del estrés y la utilidad de los programas de prevención del estrés en el desarrollo humano.

El Estudio Humano-Caballo de la WSU es el Primero en Medir los Niveles de Estrés de los Participantes

El estudio de la WSU representa la primera investigación basada en evidencia en el campo de la interacción entre los humanos y los caballos para registrar los cambios en los niveles de cortisol (hormona del estrés) de los participantes, que es muy fácil de medir en la saliva.

Aunque se cree que la mayoría de los programas que involucran la interacción entre los seres humanos y animales como perros, gatos y caballos mejoran la autoestima, comportamiento y competencia social en niños, hay muy pocas investigaciones científicas basadas en evidencia que respalden estas hipótesis- tampoco entendemos las causas principales de las experiencias positivas reportadas en los programas.

El Programa de 12 Semanas de Duración Redujo los Niveles de la Hormona del Estrés en los Niños que Participaron en él

De acuerdo con Pendry, el funcionamiento de la hormona del estrés se basa en la forma en la que percibimos el estrés y también en la forma en la que lidiamos con él. El estrés no sólo se trata de las experiencias de la vida, sino también de la forma en la que caracterizamos la magnitud de los estresores. Por ejemplo, un niño que se topa con un animal grande, con el que no está familiarizado probablemente experimente más estrés que cuando se topa con un animal más pequeño con el que ya está familiarizado.

Pendry y sus colegas, incluyendo al director del programa de equitación, crearon un programa extraescolar para 130 niños. Los niños fueron asignados aleatoriamente a participar en el programa o a quedar en lista de espera. Los participantes fueron traídos a los establos en el autobús escolar durante 12 semanas. Utilizando técnicas de equitación naturales, el programa brindó sesiones semanales de 90 minutos en las que los niños aprendieron todo con respecto a los caballos, comportamiento, cuidado, preparación, manipulación y equitación.

Pendry y su equipo recolectaron seis muestras de saliva de los participantes durante un periodo de dos días, antes y después del programa de 12 semanas de duración. Las muestras fueron evaluadas niveles y patrones del funcionamiento de la hormona del estrés midiendo el cortisol y de acuerdo con los investigadores, los resultados fueron bastante alentadores:

“Encontramos que los niños que participaron en el programa de 12 semanas de duración tuvieron niveles de la hormona del estrés significativamente menores durante todo el día, en comparación con los niños que quedaron en el grupo de la lista de espera,” dijo Pendry.

De acuerdo con Pendry, estos resultados son emocionantes porque se cree que los niveles elevados de cortisol, especialmente por las tardes, son un potencial factor de riesgo del desarrollo de la psicopatología.

Este Estudio Brinda la Primera Investigación Basada en Evidencia en los Beneficios de los Programas de Equitación Terapéutica

Los investigadores creen que los resultados del estudio de la WSU brindan evidencia científica que respalda las hipótesis de los profesionales en equitación terapéutica, padres de familia y niños que reportan los efectos positivos de estos programas.

Y aunque su investigación se enfoca en la prevención del estrés, Pendry cree que también podría servir para ayudar a evaluar el impacto de los niveles de estrés y problemas de salud tanto físicos como mentales en niños.

Fuente: Mercola

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s